2×04 – Los espacios y sus metáforas (Se buscan colaboradores)


NÚMERO 2×04

Tema: Los espacios y sus metáforas.

Número cerrado

Fecha prevista de salida: (Invierno 2014)
Fecha límite de entrega de artículos: (Por determinar)


Concepto:

En la ficción británica, a menudo vemos series que llevan por título el nombre del pueblo o el lugar en el que ocurren los hechos que se narran (Broadchurch, Southcliffe, Downton Abbey…). ¿Qué nos dice eso?

Los espacios son primordiales a la hora de contar una historia. En el ámbito seriéfilo, pasamos muchas horas delante de la pantalla, viendo cómo los personajes se mueven generalmente en los mismos espacios. Pero ¿qué representan esos espacios? Y otra pregunta, ¿cómo están representados?

La serie American Horror Story utiliza los espacios de una forma brillante, por ejemplo. La primera temporada transcurre íntegramente en una mansión, la segunda en un manicomio y la tercera, en la escuela de brujas. Los espacios cobran una importancia primordial a la hora de narrar la historia de los personajes. Incluso, en ocasiones, actúan como un personaje más de la serie. Es el caso de la británica What remains. Si la habéís visto, habréis notado que el edificio en el que transcurre termina por resultar cargante y agobia tanto al espectador como a los personajes. ¿Qué función narrativa tiene ese recurso? ¿Por qué los espacios son tan importantes?

En este número queremos hacer un análisis de los entornos en los que se desarrollan las series: cómo influyen en el espectador y/o en los personajes, la representación que hacen de la sociedad que se desarrolla en ellos, si contribuyen a perpetuar un determinado orden o a eliminarlo, a qué metáforas sirven, etc.

Si quieres colaborar con nosotros en este número rellena el formulario que encontrarás al final de esta página.


Artículos:

Los artículos tendrán no más de 1600 palabras cada uno.

Artículos confirmados:

«American Horror Story: contraespacios y espacios heterotópicos». Por Jesús Villaverde Sánchez.

Los contraespacios son, según Foucault, aquellos lugares que construímos con la imaginación sobre un lugar físico y real. Son espacios, en definitiva, que la imaginación ha engrandecido y dotado de una dimensión distinta de la que presentan en la realidad física. En American Horror Story estos contraespacios culminan en la creación de un espacio heterotópico (lugares fuera del propio espacio, del tiempo y de otras convenciones) en cada temporada.

«Lugares de peregrinación seriéfila». Por Jorge Dueñas Villamiel.

¿Sabías que hay tours que te enseñan los lugares de Baltimore donde se rodó The Wire? Lo mismo ocurre en la Hawái de Lost o en la Albuquerque de Breaking Bad. Los espacios de ficción acaban por transmitir un valor añadido a los lugares reales y físicos del rodaje que explotan esta popularidad seriéfila a través del turismo. Realidad y ficción se mezclan en su emplazamiento, pues ambas comparten los mismos escenarios.

Gomorra, entre las ruinas de Napolés». Por Javier Rueda Ramírez.

Un análisis sobre cómo influyen los espacios en la trama de la serie italiana.

«El espacio como sujeto omitido». Por María Oliva Torezano.

Hablando de espacios, tenemos que pararnos y dedicarles unas palabras a todos aquellos que son omitidos. Ya sean series que tiran de exteriores de archivo, como en la mayoría de las sitcoms, las que cuentan con límites en el propio guión como Les Revenants, o las que, como en House of Cards, tu eres el único escenario que falta, el ciudadano en casa viéndo en la TV a Mr. Underwood, quién para hacernos participes, nos hace un guiño de cuando en cuando. Con este análisis veremos qué papel jugamos los espectadores ante la ausencia de espacios.

«Nueva York… y sus protagonistas femeninas». Por Sandra Martínez Tarancón.

¿Quién no ha soñado con viajar o inclusive con vivir en la gran manzana? Nueva York se ha convertido en un personaje más de las películas y las series de televisión. Rascacielos, chasquidos que detienen taxis amarillos, grandes centros comerciales, luces y glamour. Además si eres mujer tienes un plus añadido, Nueva York es la ciudad de los sueños, del todo es posible y del feminismo en estado máximo.

Series como Sexo en Nueva York o Gossip Girl muestran un perfil muy concreto de gente adinerada, cuyas máximas preocupaciones son sus nuevos zapatos Manolo Blahnik y encontrar a su príncipe azul, aunque este se esconda tras una falsa feminidad de «somos libres y podemos tener sexo sin amor cuando queramos».

Sin embargo, la serie GIRLS nos enseña otro escenario y vestuario posible que ofrece la ciudad para la mujer. Si cambiamos el Upper East Side por Brooklyn, los vestidos de diseñador por ropa hipster o directamente por cuerpos desnudos, y un boyante estado económico por chicas post-universitarias en paro, nos encontramos con un cambio radical del perfil neoyorquino de mujer.

¿Qué pasa cuando el sistema entra en crisis económica y descubrimos que ese feminismo de mujer blanca y triunfadora era falso? ¿El espacio, la ciudad, es partícipe y representativo del post-post-feminismo?

«Silicon Valley contra el mundo». Por Manu Garrido.

El carácter desmedido de Silicon Valley ha resultado ser cómplice, no sólo del descubrimiento de una de las sitcoms más divertidas de los últimos años, sino de un interesante afán por mostrarnos el espacio en los que se desarrollan los tejemanejes de las grandes empresas del sector.

Hay vida más allá de las cuatro paredes habituales de rodaje, y qué mejor forma de demostrarlo que llevando la meca tecnológica californiana al formato de serie. Monta tu empresa en casa con unos colegas, paséate por los despachos de quiénes compiten por comprar tu idea, busca financiación como startup y aléjate durante unos instantes de los malogrados chistes de The Big Bang Theory.

La informática y la tecnología vuelven a la tele, y en esta ocasión la relación idílica entre apretar un botón y que aparezca un programa ya no existe. No esperes terminar el capítulo habiendo aprendido lo más mínimo sobre el tema, pero al menos, sabrás qué formas de vida hay detrás de esas aplicaciones que nos pasamos el día utilizando.

Hay vida más allá de las cuatro paredes habituales de rodaje, y qué mejor forma de demostrarlo que llevando la meca tecnológica californiana al formato de serie. Monta tu empresa en casa con unos colegas, paséate por los despachos de quiénes compiten por comprar tu idea, busca financiación como startup y aléjate durante unos instantes de los malogrados chistes de The Big Bang Theory.

«Las chicas Gilmore y el cronotopo de la aldea feliz». Por Laura Canós.

Me gustaría hablar sobre la configuración de la ciudad ficticia de Stars Hollow en la serie Gilmore Girls. El pueblo como cronotopo en el que el espectador puede dar rienda suelta a la idealización inteligente. El tema puede ponerse en relación con otras obras en las que también se activa la que puede denominarse «la aldea feliz».

«La importancia de la fotografía en el imaginario espacial». Por Estefanía Sánchez.

En este renacer de la televisión que estamos viviendo, junto a la complejidad narrativa y la multiplicidad de los personajes, la estética se convierte en un punto fundamental para el desarrollo de las tramas y generar espacios de de mayor interés visual.

El valor de la fotografía a este respecto en series como «Utopia» o «True Detective» resulta fundamental y uno de los puntos fuertes para atraer a un público cada vez más exigente y más capaz de apreciar otros valores no solo narrativos, si no también estéticos.

«Lost: la filosofía hecha espacio». Por Joaquin Camaño Casais.

«La idea de un segundo origen confiere todo su sentido a la isla desierta, supervivencia de la isla santa en un mundo que tarda en recomenzar. En el ideal del recomienzo hay algo que precede al comienzo mismo, que lo repite para volverlo más profundo y hacerlo retroceder en el tiempo. La isla desierta es la materia de esto inmemorial o de lo más profundo». Gilles Deleuze