Bares, qué lugares

Ay, ¿qué sería de nosotros si no tuviésemos bares? Dicen que la cultura española es, ante todo, la cultura de bar. ¿Por qué si no íbamos a tener tres bares por metro cuadrado en nuestro país? ¿Quién no ha sentido ganas alguna vez de montar un bar? Si no has levantado la mano, estás mintiendo y lo sabes. Pero no sólo los españoles gustamos de un buen bar; muchas series extranjeras tienen un bar/pub/café en el que sus protagonistas se reúnen a menudo. ¿Nos acompañas en un pequeño paseo por algunos de ellos? Igual nos cae alguna birra…

Cheers, de Cheers.

Cheers

Ese bar de Boston… Ese bar que lleva por nombre la onomatopeya que se utiliza en los lenguajes anglosajones para brindar por las alegrías. Ese bar que en España se traduciría en algo así como “Chin-Chin” (mejor eso a una versión sin traducir y con Antonio Resines, por favor). Se puede decir que el Cheers es el gérmen de los míticos bares de las sitcoms posteriores. ¿Qué hubiera pasado si se hubiese cancelado (como se propuso) al final de la primera temporada? Cuantos grandes ratos nos hubiesen arrebatado.

Central Perk, de Friends.

Friends

Uno de los cafés en los que más me he reído. Nunca quería salir de ahí en las infinitas reposiciones de capítulos sin orden que realizaban en la tele. Me hubiese quedado a vivir con Gunther. O mejor con Monica y Rachel, puestos a pedir. El alma mater de Friends, la gran sitcom para la generación de los 80. Sus sillones desgastados han visto todo tipo de enredos, llantos y risas, bromas de Chandler y hasta las horribles canciones de Phoebe o las fatales composiciones musicales de Ross. El Central Perk se ha ganado a pulso un puesto entre los inolvidables.

Bada Bing, de The Sopranos.

The Sopranos

Uno de los grandes espacios para una de las dos series más grandes de la televisión. Negocios, brotes de ira, planes secretos, venganzas… en el Bing se ha cocido absolutamente de todo. Ahora que se cumplen diez años merece echar la vista atrás y hacerle un hueco de honor al pub que regenta Tony Soprano. Por todas las veces que vimos la risa de Paulie, las muecas de Silvio o los ataques de soberbia de Tony en la sala trasera del club. ¡Larga vida al Bada Bing!

The Cheesecake Factory, de The Big Bang Theory.

The Big Bang Theory

Quien tuvo la idea de colocar a un pibón junto a cuatro geeks con problemas para relacionarse sabía lo que hacía. Aquel otro que además sugirió que uno de ellos no pudiese hablar con las mujeres, el otro fuese hiperalérgico, el tercero un enorme tiquismiquis con sus planes culinarios (y vitales) y el último, intolerante a la lactosa, es un genio macabro. Las comidas, cenas y tentempiés que tienen lugar en el bar en el que trabaja Penny han sido hilarantes durante toda la serie. Por ello, el Cheesecake merecía un puesto en esta lista.

Café Nervosa, de Frasier.

Frasier

Si en la serie matriz de Frasier (como ya sabéis, Cheers), el espacio principal era el bar, aquí es la tercera parte de los espacios en los que se desarrolla la acción (repartida entre el café, el piso y la emisora de radio en la que Crane trabaja). El número de veces que Frasier y su grupo de amigos visitan el Nervosa es incontable. Sólo en una ocasión, él y su hermano Miles buscan otra cafetería para frecuentar (aquel capítulo en el que Elvis Costello interpretaba a un cantautor que actuaba en el Nervosa y a ellos no les gustaba).

Kavanagh’s Irish Pub, de The Wire.

The Wire copia

El Kavanagh no aparece en esta lista por ser un lugar frecuente (no aparece salvo en contadas ocasiones en la serie), sino por ser un espacio emblemático. Cualquiera que haya visto The Wire recordará los funerales que se ofrecían a los policías caídos en la batalla diaria. El cuerpo, tendido sobre la mesa de billar, los compañeros entonando el Body of an american de The Pogues con sus cervezas en la mano Especial atención merece el ficticio memorial a Jimmy McNulty en el último episodio (-30-), justo antes del grandioso final de la serie.

Monk’s Cafe, de Seinfeld.

Seinfeld

Casi la mitad de los capítulos de Seinfeld se desarrollaban aquí (la otra mitad, entre el apartamento de Jerry y las excepciones en las que el espacio era externo: un cine, el metro o un coche). No es extraño por tanto que uno de los primeros recuerdos que tengamos de esta serie sea el Monk’s. Multitud de historias cruzadas, los enredos que caracterizaban a la serie creada por Larry David, terminaron en este café.

Luke’s Diner, de Gilmore Girls.

Gilmore Girls

El bar-restaurante-cafetería regentado por Luke Danes. El estado de ánimo del propietario tenía mucha influencia en su modo de llevar el lugar, de actuar con sus clientes y, en definitiva, en el ambiente que se respiraba allí. Si Luke tenía un buen día, era un lugar agradable en el que estar, pero si no… mejor alejarse de allí y buscar otro lugar en Stars Hollow. Aunque en ninguno las hamburguesas con patatas saben tan bien como aquí.

The Forge, de Banshee.

Banshee 6

Banshee-5

Quizás el Forge del condado de Banshee sea el bar con mayor densidad de hostias por metro cuadrado. Desde el primer capítulo, con la llegada del que se convertirá en el sheriff Hood, el pub de madera se convierte en un imán para peleas, tiroteos y todo tipo de entuertos. Quizás tenga algo que ver que el propio Lucas viva a sólo unos metros. Un bar para tíos duros, en el que cualquiera querría intercambiar unas sabias palabras con su regente, el exboxeador Sugar Bates.

Williamsburg Diner, de 2 Broke Girls.

2 Broke Girls

Elijo este y no el negocio propio de Max y Caroline por una sencilla razón (o más bien tres): Han Lee, Oleg y Earl, que funciona de maravilla junto al duo interpretado por Beth Behrs y Kat Dennings. En este bar en el que trabajan las dos amigas antes de abrir el negocio hay lugar para las bromas, la irreverencia contenida que caracteriza a la serie y las cavilaciones de Max y Caroline en cada uno de sus escollos.

MacLaren’s, de How I met your mother.

Who Wants To Be A Godparent?

Si Cómo conocí a vuestra madre puede considerarse la versión 2.0 de Friends, con todo lo que eso implica; el MacLaren’s equivaldría a lo mismo con respecto del Central Perk. Ambos situados en Nueva York, quién sabe si no podrían estar incluso en el mismo local una vez pasado el tiempo. Allí hemos disfrutado con cada una de las jugadas y teorías de Barney, nos hemos desesperado con la ñoñería de Mosby y nos hemos desvivido tanto por Robin como por Marshall y Lily. Aunque, yo, he de reconocerme fan, y mucho, de Wendy, la camarera.

Moe’s Tavern, de The Simpsons.

moestavern

No podía faltar. ¿Es posible que el bar de Moe sea el que más apariciones ha tenido en la televisión? Su fauna es ya mítica: los Lenny y Carl, el Homer que acude al bar como el religioso al confesionario, el borracho Barney colgado del grifo de cerveza… Cuna de algunas de las grandes ideas de Homer Simpson, el bar de Moe merece un lugar en este peculiar altar.

Jesús Villaverde Sánchez

Periodista cultural. Crítico literario y cinematográfico. Escritor y lector.