Conoce a nuestros colaboradores: Jose M. Portas

Continuamos con las breves entrevistas a nuestros colaboradores. Le toca pasar por nuestro test a Jose Manuel Portas, autor del artículo «Amarás la política sobre todas las cosas» del número 1×04 de nuestra revista.

Para los que no le conozcáis, Jose es el director de la revista Lineker Magazine, un fantástico proyecto que coordina junto a unos colaboradores de oro, que trata de acercar el fútbol inglés a nuestras pantallas con un diseño y un tratamiento de contenidos exquisito. Además, Jose escribe en Crónicas de grada sobre fútbol y en Crónicas de calle para llevar a buen puerto su vocación como escritor. Os dejamos con la entrevista:

¿Cómo de utópica es la política que se muestra en las series y, más concreto, en The West Wing?

Sin haberlo vivido desde dentro, diría que la utopía es casi completa y eso es lamentable si lo comparamos con The West Wing. Los entresijos de The good wife o las actitudes que se ven en House of Cards sí que podrían darse en parte. Yo no pierdo la fe en los políticos como actitudes individuales, pero sí en la política global. Al ser humano el poder le corrompe, por naturaleza. Hasta Jed Bartlet (presidente de EEUU en The West Wing) miente al pueblo y lleva a cabo crímenes de guerra. Hoy en día, el hombre y la política se intoxican mutuamente.

Como seguidor del deporte, ¿qué deportistas podrían ser buenos personajes de serie? Y centrándonos más en tu labor en Lineker, ¿qué futbolista de la Premier podría ser trasladado con éxito a la pequeña pantalla?

Muchísimos deportistas encajarían en la ficción. El deporte como tal es una película continua de superación que se ve en la vida diaria. Un pase de cincuenta metros es una decisión arriesgada, una pelea con un compañero es como un trauma familiar y ganar un título individual es como tener un hijo más en la familia. Así sin pensarlo mucho, imagino a Wayne Rooney en un hipotético estreno televisivo de Guy Ritchie, a LeBron James como secundario en el Baltimore de The Wire, a Pepe Reina como alumno tripitidor en Community o a un Rafa Nadal cuarentón y trajeado como protagonista atormentado que lucha contra su pasado en un gran drama de la HBO. En la Premier, darían juego aquellos jugadores clásicos, honestos, salidos directamente de la taberna y que entienden el fútbol en su vertiente más antigua y auténtica. Juntas a Scott Parker, John Terry y Jamie Carragher, incluyes a Alex Ferguson como chief, llamas a la BBC y sus guionistas seguramente te escriban una maravilla.

¿Si tuvieras que escribir una serie sobre la situación política española cómo la enfocarías?, ¿te atreverías a dar un nombre?

Crematorio, además de ser una muy buena serie, estaba muy bien enfocada. Es difícil no hablar de corrupción en un país donde la mierda está en el genoma nacional y florece todos los días. La realidad escribe su propio guión y, en ocasiones, es inmejorable. La decisión sería un nombre mil veces repetido, pero muy adecuado. Y si nos ponemos melodramáticos, la Gomorra española podría ser aquí Marbella.

¿Crees que las series tienen el poder de influir de forma significativa en la sociedad o son mero espectáculo sin trascendencia?

A nivel personal sí que pueden influir, pero ya es cuestión individual que cada uno se quede con lo bueno o con lo malo. Además, la televisión actual tiene mucho de modas. Lo que persista el paso del tiempo, será lo mejor. En las series, como en el cine o en la literatura, creemos ver similitudes, metáforas, actitudes a copiar y rutinas encantadoras que nos gustaría tener en la vida real. Vale, eso está muy bien siempre que sepamos que esto es televisión. Yo las veo más como un conjunto de referencias que he tenido a lo largo de mi vida, que ponen imágenes a ciertas épocas, te van dejando personajes que odias o con los que te identificas y te hacen pasar muy buenos ratos. La vida tiene un poquito de película pero más realidad. Al final, si sueltas una respuesta para enmarcar en una conversación importante, nadie pone música épica cuando sales de la habitación.

¿Qué series recomendarías ver a Mariano Rajoy?, ¿y a Obama?

Rajoy debería ver Breaking Bad. Si nos vamos a la mierda, al menos que el tipo que está al mando le eche huevos y no sea un mero títere; que coja la batuta, se rape la cabeza y empiece a amenazar a todos los que le rodean. Una clase de personalidad, vamos.

Obama es un tipo con mucho poder a su alcance. Le pondría frente a la tele algo motivacional, que le llevara a cambiar los poderes fácticos de la política mundial y a luchar por los ciudadanos. Ya habrá visto The West Wing, y como no se me ocurre otra y se reiría de mí, le ponemos Juego de Tronos a ver si con la mente y las estrategias de Tyrion Lannister consigue una mejor reforma sanitaria en su país. Aunque no es un ejemplo muy pacífico…

Cuestionario OchoQuince:

1- ¿A qué serie estás más enganchado ahora mismo?

Reconozco no estar enganchado brutalmente a nada. Ando con lo último que se ha visto de The Newsroom, Mad Men, How I met your mother y a la espera de ponerme con Community, que seguramente devore en poco tiempo.

2- Alguna serie que hayas aborrecido.

Hubo una época en la que la Sexta emitía a todas horas JAG. De esas cosas que no te atraen en absoluto. Todas las series sobre zombies y vampiros me aburren soberanamente.

3- ¿Tu mayor placer culpable?

Ver por trigésimo cuarta vez cualquier capítulo de las primeras diez temporadas de Los Simpson y seguir carcajeándome como el primer día.

4- ¿Qué ingredientes tiene que tener tu serie perfecta?

Guión, guión y guión. Además, vendrían bien actores feos (son mucho más creíbles) y una ciudad decadente.

5- ¿Con qué tres personajes ya existentes rodarías esa “serie perfecta”?

John Locke (Lost), Ari Gold (Entourage) y Toby Ziegler (The west wing). Si sacas algo coherente de ahí, me ganarás para siempre.

6- ¿A qué serie te irías de vacaciones?

Entourage. Amigos, dinero, fama, mujeres… Si buscara algo más provechoso, trabajaría en la fábrica de papel de Scranton de The Office o en la ficticia NBC de 30 Rock. Serían unas vacaciones divertidas.

7- Una serie de tu infancia que recuerdas con nostalgia.

El príncipe de Bel Air. La veía con mi madre o mi hermana, llegaba al colegio/instituto y la comentaba con amigos. Por el lado dramático, Urgencias. Buenísima.

8- ¿Con qué personaje televisivo pasarías una noche loca?

Para salir en plan festivo, me valdrían Roger Sterling o el Barney Stinson que viajó hasta Philadelphia para chupar la campana de la libertad. Si buscamos compañía femenina, Nancy Botwin (Weeds) sería perfecta.

9- ¿Cuál es el final que más te ha decepcionado y cambiarías?

En términos de entretenimiento soy muy agradecido. Si la serie me ha hecho pasar buenas temporadas, no exijo que el final sea la quintaesencia. Me gustó “el final”, aquel debate internacional sobre lo que había pasado en Lost. Me pareció la única manera de terminar de un modo coherente una serie que llevaba seis años marcando la cultura popular televisiva. ¿El final podría haber sido mejor? Sí. El viaje no.

10- ¿Qué serie actual crees que podrá ser una referencia dentro de 10 años?

Imagino que Breaking Bad y Mad Men serán recordadas entonces. Me gustaría decir lo mismo dentro de unos meses de Treme, que acaba de terminar y comenzaré a ver en breve. Las que ya son mitos seguirán considerándose como tal.

Lee el artículo de Jose sobre The West Wing en nuestro número 1×04:

OchoQuince

Magazine digital sobre series de televisión.