Lo que ‘Orange is the new black’ aprendió de ‘Lost’

Orange is the new black está cargada de referencias a otras series de televisión, en muchos casos introducidas explícitamente en los diálogos, como cuando en el piloto Piper le pide a su prometido que no vea más capítulos de Mad Men hasta que ella salga de prisión. De forma similar se han visto citadas series como Oz, Los Soprano o The Wire en un ejercicio de metalenguaje televisivo bastante original.

Sin embargo, lo que defiendo en este artículo es que la serie de la que más bebe Orange is the new black (en adelante OITNB), la que más influencia ejerce sobre ella, es, aunque parezca mentira, Lost.

¿No os lo creéis? Aquí van unos cuantos paralelismos entre ambas series:

1. El espacio

El planteamiento de OITNB nos sitúa en un espacio peculiar, atípico y completamente cerrado en sí mismo. No es una isla desconocida que se mueve por el espacio y el tiempo, pero estaremos de acuerdo en que una prisión es lo más parecido a un escenario perfecto para cualquier guionista. En una prisión, como en la isla de Lost, el exterior apenas tiene relevancia, todo se centra en el desarrollo de los acontecimientos internos, todo gira desde y en torno a los personajes.

En ambos casos este espacio se plantea como una nueva oportunidad, una forma de empezar de cero, un purgatorio que redime a los personajes de los errores pasados y les ofrece la posibilidad de crearse nuevos roles, como el de líder del grupo, por el que muchos entrarán en conflicto.

2. Los personajes principales

La mayoría de las series tienen un protagonista muy diferenciado. No es el caso de OITNB, que aunque cuenta con Piper como foco principal y sujeto de empatía con el espectador, la serie pronto se descubre como una historia coral, de hecho hay episodios (como el 2×02) en los que Piper ni siquiera aparece.

lost

En este espacio extraño que es la prisión han ido a parar múltiples personajes que en ninguna otra circunstancia vital habrían coincidido. Mujeres en este caso, de diferente origen socio-económico, raza, creencia o edad. ¿Os recuerda a algo? La primera serie verdaderamente coral que planteaba un caso de multiculturalidad globalizada similar fue Lost.

Mediante una fatalidad nada habitual como puede ser ingresar en prisión o un accidente aéreo, personas de diferentes procedencias y culturas se ven obligadas a convivir entre sí.

3. Los otros

Los personajes protagonistas no son los únicos habitantes de ese espacio cerrado. En ambos casos tenemos la presencia de «los otros», personajes que ya estaban allí antes que nadie y que poseen el control de la isla, o de la prisión, porque en el caso de OITNB este rol lo encarnan los funcionarios del Correccional Federal de Litchfield. «Los otros» son siempre el enemigo común de los protagonistas, que a pesar de sus diferencias internas se unen contra estos personajes hostiles.

También en ambos casos se dan puntuales acercamientos amistosos entre alguno de los protagonistas y «los otros». En el caso de Lost será Locke el más interesado, y en el caso de OITNB Daya llega a quedarse embarazada de uno de ellos.

4. La estructura narrativa

Este punto es clave. Ambas series construyen sus episodios narrativamente de forma muy similar: la trama avanza en el presente colectivamente, mientras que mediante el uso de flashbacks se nos cuenta el origen de un personaje en concreto y el motivo por el que acaba en la isla/cárcel.

Con la segunda temporada ya emitida, OITNB nos ha contado el origen de casi todos sus personajes principales. ¿Empezará la tercera temporada a hacer uso de flashforwards? Demasiado descarado, ¿no?

5. Mitología

chicken1

OITNB también tiene su propia mitología. Vale que en el Correccional Federal de Litchfield no hay estatuas gigantes con pies de cuatro dedos, ni osos polares, pero hay una gallina suelta de la que todas hablan pero muy pocas han visto. Y todavía más surrealista, Piper se encuentra con otro animal fascinante en su traslado temporal a Chicago: la cucaracha porta-cigarrillos… supera eso Damon Lindelof.

Jorge Dueñas Villamiel

Diseñador digital e historiador del arte. Pensando en imágenes desde 1984.