Los Emmys de animación y mi verano (primera parte)

Título original: Los Emmys y mi verano, parte primera de un increíble épico en dos partes, en la que su protagonista, aquél que lo vivió, el increíble, el único, narrará todo cuanto le aconteció… (Nota del Editor: este título sigue durante dos páginas, Carlos, no lo vamos a publicar todo. Y devuélveme a mi perro)

Hace mucho que no escribo con mi ordenador, así que tendréis que disculparme si duplico letras, porque, esta vez, no tiene nada que ver con el alcohol. Bueno, no del todo. Mi descubrimiento del vodka carbonatado no está ayudando, eso es seguro. Definitivamente.

En cualquier caso, decidí, hace unos días, cuando desperté de mi estupor veraniego, escribir un artículo acerca de los Emmys de animación. Luego me di cuenta de que podía escribir tres. Eso no va a pasar porque, básicamente, paso de tener que verme todo el trabajo de los dobladores nominados. Éticamente hablando, sólo por Harry Shearer (Kent Brockman, Charles Montgomery Burns en los Simpsons), tendría que verme todos los capítulos en los que ha trabajado. Eso son muchos capítulos. Observen:

Captura de pantalla 2014-09-09 a la(s) 16.32.22

Por cierto, ¿alguien sabe cómo demonios puedo hacer que IMDB me ponga todo en un solo idioma? Es algo que me irrita, como todo aquello que me rodea (salvo el vodka carbonatado. Bendito sea él)

En cualquier caso, tampoco quiero hablar de otro de los nominados. Seth MacFarlane. Hay algo en Padre de Familia que me repele. Así que… Voy a ser muy poco profesional y no hablar de dobladores, a pesar de que, como todos sabéis, es una de las cosas que más me gusta en las series de animación. Un cincuenta por ciento de mis críticas van de los dobladores y sus personajes.

Anyguay, hoy voy a hablar de los nominados (y ganador) a Nominated outstanding animated program.

Los nominados han sido, redoble de tambor, por favor:

-Archer

Serie de la que ya he hablado. Lo recuerdo porque bebí bastante mientras escribí dicho artículo, salivé sobre mi ordenador y tuve que robar uno nuevo. Al parecer las placas base y la saliva humana no debieran mezclarse. Aquí tenéis el link. Lo nominaron por un capítulo de, obviamente, su temporada más reciente, The rules of extraction.

-Bob’s Burgers

Una de las series de las que quiero hablar, cosa de esperar, puesto que quiero hablar de prácticamente todas las series de animación que descubro por ahí (salvo Bill and Ted’s Excellente Adventures. Eso no sería hablar. Sería insultar a una piedra con claros problemas mentales. Divertido, sí. Fácil, clarísimamente. Pero, ante todo, lo que sería es overkill. Alguien como yo merece escribir algo con lo que no vaya a obliterar aquello que esté delante suyo. Por divertido que sea. Para mí. No vosotros.) Me he perdido. En cualquier caso, aún no he visto muchos capítulos de Bob’s Burgers, pero me siento capacitado para poder hablar de ella. El capítulo nominado fue Mazel Tina, que, siendo de su última temporada, acabo de ver. Literalmente. Lo tengo fresco. También es, cabe mencionar, la serie que se ha llevado la palma. Como yo en las competiciones de olvidar todo aquello que hice la noche anterior.

-Futurama

Por su último capítulo, Meanwhile, con el que no lloré. Los hombres no lloramos. Mis conductos lacrimales secretaron absenta. Es el cuarto capítulo que se ha usado para cerrar Futurama, serie que ha sido resucitada más veces que todos los superhéroes de DC y Marvel juntos. Sigo esperando que alguien vaya a los despachos de Matt Groening, Ken Keeler y Matt X. Cohen (La X tiene su historia. Algún día os la contaré. Si el licor de mi cabeza me permite recordarlo), deje un saco de dinero y les haga producir más capítulos. Un poco como Firefly. La otra opción es coger un revolver y encañonarles. Como estoy haciendo ahora mismo con Joss Whedon. He conseguido que le robe el dinero de producción de The Avengers 2: Age of Ultron a Disney para hacer cinco temporadas más. O eso dice entre sollozos.

-South Park. Black Friday

La primera parte de una crítica que hicieron a Juego de Tronos y la guerra de consolas en tres partes que puntuó el final de 2013. Sátira y crítica mordaz a Juego de Tronos, serie que no sigo demasiado porque quiero leerme antes los libros y ahora estoy leyendo Dune de Frank Herbert (todos los libros). Bueno, ahora mismo no. Ahora mismo estoy volviendo a ver South Park is gay, porque me tomo muy en serio estos artículos. Por eso también bebo suficiente alcohol como para emborrachar uno o dos rebaños de elefantes.

-Teenage Mutant Ninja Turtles: Project Manhattan

También llamado Wormquake. De acuerdo, la serie original de las Tortugas Ninja es una que quiero ver, la de finales de los ochenta y principios de los noventa, principalmente porque de niño vi algunos capítulos y quiero recapturar esa nostalgia. Aquella época en la que no necesitaba alcohol para divertirme u olvidar. Bastaba con dar cabezazos a la mesa hasta que todo se volvía rojo. Me he enfrentado a este capítulo con bastante escepticismo, como suelo hacer cuando me obligo a ver una versión resucitada de algún clásico, con obvias excepciones. Sin embargo, el capítulo era entretenido. Pero hablo de esto en un ratillo.

Obviamente, el jurado que decidió quién se llevaba el premio ha visto muchas más series de todo tipo que yo. No por nada, sino porque, seguramente, me dupliquen en edad. Eso sí que es una buena vida: Dibujos animados y cantidades ingentes de alcohol (estamos hablando de gente que está viendo series todo el día. Obviamente beben como cosacos)

Pero, si yo tuviese que elegir una serie para que se llevase el premio y sólo me diesen a elegir entre estas, pues… Estoy dividido, realmente. Y ni siquiera entre Archer o South Park, que son series que están, fácilmente, en mi Top Ten. No, a los capítulos a los que me gustaría habérselo dado son el de TMNT y Meanwhile.

Como aún no he dicho, Futurama es una de mis series favoritas (aunque creo lo habéis inferido) por sus temas de ciencia-ficción y su enfoque humorístico con todo. Siempre están los chistes matemáticos escondidos por ahí o la psicopatía no latente, pero obvia, de sus guionistas. Véase:

En un capítulo (6ACV10), todos los personajes empiezan a intercambiar cerebros, como en Viernes loco o su remake de 2003, Ponte en mi lugar. La gracia del capítulo es que había que hacer unos intercambios concretos (cambios sin repetir dos cuerpos ni cerebros iguales) aparentemente sencillos, pero increíblemente complicados, como calcular la ruta de reparto más corta para diez direcciones (Eso son, exactamente, 3628800 combinaciones, el factorial de diez). Parece sencillo, pero es una tarea ciclópea. Bueno, a lo que quiero llegar, antes de que la botella y media de vodka carbonatado haga efecto, es que, los guionistas, muchos de ellos matemáticos, consiguieron descubrir una fórmula que permitía solucionar el problema de los intercambios.

Sólo esa clase de detalles hace que Futurama sea una serie genial. A todo eso hay que sumarle personajes carismáticos, guiones entretenidos y buen doblaje y, bueno, tienes una serie genial. También entiendo que Futurama no se llevase el premio porque, bueno, ya lleva unos cuantos encima (como  yo litros).

El otro capítulo es el de TMNT. Como ya he mencionado, no lo empecé a ver muy emocionado. He salido, sin embargo, convencido de que debo ver la serie entera (de hecho, puede que hable antes de esta serie antes que de Bob’s Burgers). Esto es porque el doblaje era bastante bueno, no muy sincronizado, aunque eso puede deberse a la página en la que lo he visto. Otra razón era el uso… especial de una técnica fundamental en la animación llamada squash and stretch, de la que creo haber hablado. Nunca se me había ocurrido que se podría usar en una animación 3-D, pero, en las peleas, sobre todo con las espadas, era apreciable que se estaba usando una versión de esta técnica. Me ha gustado mucho ver esto, de forma que he descubierto si podía replicar el efecto en casa. Y por eso ya no quedan jarrones en mi casa.

El uso de distintas texturas con los colores era gracioso, aunque, puede resultar… extraño. Los personajes eran todos conocidos para aquellos que hayan visto la serie original o leído los cómics. Aunque los cómics son, bueno, distintos. Si no me equivoco son bastante más violentos.

El diseño físico de los personajes está bien, también. Todo sea dicho, la ausencia del mono amarillo de April me parece una estafa, aunque se hace una referencia a la serie clásica, así que todo queda perdonado.

Otra cosa que la serie tenía era… ¡ROBOTS NINJAS! Puede parecer poco para alabar una serie, pero, en mi corazoncito, sigo siendo un niño (cosa que preocupa a mi psiquiatra), así que eso fue suficiente para que me emocionase.

Los personajes, también, tienen relaciones que si la última vez que viste a las tortugas fue cuando fuiste a derrotar a Vladimir Harkonnen en un coche de choque, (un sueño, obviamente, pero uno genial) se hacen obvias poco a poco, de manera orgánica. Las relaciones. No las tortugas. En cualquier caso, la manera que tenían de tratar las relaciones, era agradable y sencilla. Fácil de seguir para alguien que se mantiene en alcohol, vamos.

Viendo que no he avanzado demasiado en decidir a quién le doy el premio, voy a lanzar una moneda al aire. Cara, las tortugas, porque tienen cara. Cruz para Futurama, porque no hay dos caras. 

Captura de pantalla 2014-09-09 a la(s) 16.21.22

Hmm. Canto. Entonces esto es decisión por fiat. Me parece poco ético darle mi Emmy imaginario a mi botella, así que mi Emmy a Nominated outstanding animated program se lo doy a…

Scott Pilgrim vs. the Animation, un corto promocional que se hizo para Scott Pilgrim vs. the World, película que no debe ser confundida con Scott Pilgrim vs. the Universe, el quinto tomo de las aventuras de Scott Pilgrim.

Así que… Scott, sube a recoger tu premio, una botella de vodka completamente vacía.

Carlos A. Ors Bravo

Soy un estudiante (en un sentido algo laxo) de periodismo. En mis ratos libres escribo acerca de todo lo que se pase por mi cabeza, desde relatos hasta críticas de películas y, sobre todo, animación.