‘Mira lo que has hecho’: seguimos vivos que es lo esencial

Se dice que lo fundamental en la comedia es el ritmo y eso es algo que Berto Romero siempre ha sabido dominar. Caminando cauteloso cual funambulista entre sus apariciones en el teatro, la radio, el cine y sus colaboraciones televisivas, el cómico catalán ha consagrado una carrera de más de diez años en la que ha logrado definir un estilo propio y cercano, con un sentido del humor que parte del ingenio, el costumbrismo, la naturalidad y la escatología, sin llegar a saturar. Lejos han quedado los temores de que Romero se tratara tan sólo de una estrella fugaz más, otro colaborador quemado orbitando en torno a la estrella Buenafuente. Berto ha sabido madurar y reinventarse con los años, brillar con luz propia, quitándose poco a poco el personaje de encima y mostrándose como el amigo ocurrente con el que todos querríamos tomarnos unas cervezas de vez en cuando. Ha logrado enganchar a sus acérrimos fans con una personalidad cercana que le sitúa en las antípodas del tufillo de impostura o hipérbole que desprenden la mayoría de cómicos nacionales.

Con ‘Mira lo que has hecho’, su primera serie que aterriza en Movistar Plus, Berto da un paso de gigante en su consistente carrera consolidándose como un guionista en plena forma, un actor capaz de sacar una sonrisa con su sola presencia en pantalla, y un cómico cada vez más humano, Alberto Romero.

‘Mira lo que has hecho’ se presenta como una tragicomedia de la paternidad. Cualquiera que siga la carrera televisiva y radiofónica de Romero sabrá que su vida familiar ha marcado el tono y la materia prima de muchos de sus ocurrentes intervenciones en los últimos años. Las vivecdotas (como las llaman él y Andreu en ‘Nadie Sabe Nada’) con sus tres hijos han sido la mina de oro que el cómico catalán ha sabido explotar para empatizar con la audiencia y despertar carcajadas, incluso entre aquellos que aún estamos lejos de entender lo que significa ser padres. Siendo una serie de ficción, el guión de la serie coquetea con elementos de realidad, haciendo del propio Berto el personaje principal, y dotando de nombres reales a Lucas, su primer hijo o a Sandra, su mujer, protagonizada por Eva Ugarte, todo un descubrimiento de actriz que no teníamos en el radar y que resulta ser, junto a los guiones, lo mejor que nos regala la serie.

Con una acertadísima duración de seis capítulos de apenas veinticinco minutos cada uno, ‘Mira lo que has hecho’ juega excelentemente con el ritmo (que como decíamos es la base de la comedia), introduciendo un refrescante giro a mitad de temporada con ‘Hotfire’; Uno de los más celebrados capítulos en los que serie se aleja temporalmente de los problemas de insomnio que asolan a los protagonistas tras la llegada del bebé a sus vidas (recurso que ya comenzaba a mostrar signos de agotamiento, valga la redundancia), para introducir por sorpresa una ácida crítica al nuevo “humor” y la fama efímera que residen en el ecosistema Youtube con el que empatizan las nuevas generaciones. La serie vuelve a sorprendernos en su recta final con un magistral ‘Papá’, capítulo en el que la comedia se vuelve algo más amarga, cambiado temporalmente el enfoque de padre por el de hijo; un capítulo lleno de ternura y verdad que pone un broche perfecto a la primera incursión en la ficción televisiva de Berto Romero, dejándonos con ganas de más.

‘Mira lo que has hecho’ es una tierna y divertida oda a la paternidad, a la familia y la vida. Tras los primeros capítulos tuve una sensación de estar viendo un “anticonceptivo audiovisual”, pues los problemas que asolan a la pareja protagonista tras la llegada de Lucas producen carcajadas desde la distancia, pero inspiran pocas ganas de ser sufridos en carne propia.

Sin embargo, poco a poco la serie nos conquista y nos lleva a su terreno (maldita seas Berto Romero, creo que has despertado mi instinto paternal). En su magnífica recta final, ‘Mira lo que has hecho’ consigue alienarnos temporalmente y hacernos comprender que de todo se puede sacar una sonrisa, y que lo esencial en la vida es seguir viviendo.

Jorge Dueñas Villamiel

Diseñador digital e historiador del arte. Pensando en imágenes desde 1984.