Personajes «a lo Bárcenas»

Luis Bárcenas -y no digamos ya la corrupción en general- está a la orden del día. No hay telediario en el que no veamos su cara, a sus cómplices, las portadas de El Mundo en las que se desvelan las amenazas y/o chantajes a otros miembros de partido… en definitiva, estamos rodeados de todo ello.

Muchas veces hemos hablado sobre cómo las series son un reflejo de la realidad y a la vez un territorio en el que poner a prueba las sociedades. Y, como no podía ser de otra manera, también en ellas tenemos una importante ración de corruptos, que de esos hasta en la sopa.

Vamos con un repaso de los políticos con menos escrúpulos de la televisión en la primera entrega, quién puede saber si la última, de “series a lo Bárcenas”:

margin-of-error-02-1024

Clay Davis de The Wire.

Probablemente si hablo de The Wire entre los cinco (o incluso diez) primeros personajes que se te vengan a la mente no esté Clay Davis. Incluso si me lanzo a hablar de políticos que aparecen en la serie, seguramente, te acordarás antes de Thomas Carcetti, el político idealista interpretado por Aidan Gillen, que años después (actualmente) da vida a Meñique en Juego de tronos.

Sin embargo, hay más; entre la maraña de personajes que conforman la serie de Baltimore hay un político que hace de la corrupción su bandera. Os acordaréis de su famoso: shiiiiiiit! Clay Davis, el ladrón encatador, es el modelo de corrupto “Comunidad Valenciana” al estilo Camps. Escuchas, despilfarro, regalos que apestan, malversación de fondos… Y por si fueran pocas las similitudes, van los dos leyendo al juicio y salen absueltos. ¡Toma ya, David Simon, toma ya!

Porque The Wire es muy anterior, que si no podríamos pensar que Davis está basado en Camps; ¿será al revés?

413_thompson_07

Enoch Malachi “Nucky” Thompson de Boardwalk Empire.

Si a algún personaje televisivo nos recuerda tanto sobre es al protagonista de Boardwalk Empire. En un periodo de Ley Seca, los que se dedican al negocio del alcohol tenían que arreglárselas para poder seguir con sus business. Es el caso del famoso, elegante y cínico Nucky, un político local de Atlantic City, que además negocia y saca importantes beneficios con la bebida. A lo largo de la serie podemos ver sobornos a miembros de la Justicia, del Estado y otras autoridades con el único fin de que miren hacia otro lado y él pueda seguir vendiendo bajo manga.

A la orden del día, ¿no os parece?

Jose_Sancho_Crematorio

Rubén Bertomeu de Crematorio.

Quizás por cercanía, porque podamos conocer más de primera mano lo que ocurre en nuestras fronteras (o más bien lo que nos dejan saber), no podía faltar en esta lista el constructor Rubén Bertomeu. Vale que no es un político (o al menos no se dedica a la política), pero, desde luego, controla bastante el tema de los sobornos, el dinero entregado fuera de ley, la mafía rusa o las recalificaciones, entre otras de sus actividades delictivas. Es la interpretación más brillante del gran Pepe Sancho, que dijo de él, que “es uno de tantos”.

Boss 2 2012 Gallery

Tom Kane de Boss.

Una de las grandes olvidadas siempre que se habla de buenas series últimamente. Boss cuenta la historia de Tom Kane, el alcalde de Chicago, que ha sido diagnosticado con DLB (demencia de los cuerpos de Lewy), una enfermedad neurodegenerativa. Con el fin y la determinación de mantenerse en el cargo, Kane oculta su enfermedad a todos, incluida su familia, y contrarresta los avances de su dolencia con altas dosis de medicación. En su intento por aferrarse al mandato se cruzan la violencia, el sexo, las drogas, convirtiendo su carrera en un todo por el poder. Si no lo tiene no es nadie y por agarrarse al sillón será capaz de jugarse todo lo que tiene, hasta su familia, a todo o nada. Una soberbia interpretación de Kelsey Grammer.

0127F_houseofcards_50p_kk (1)

Francis Underwood de House of Cards.

El caso más reciente de corrupción y falta de escrúpulos en la pantalla es el de Frank, llevado a la pantalla por un magnífico Kevin Spacey. Él es un manipulador de primera, un tipo sin ningún reparo en usar todo lo que tiene a su alcance para vengarse de aquellos que, en su propio partido, le prometieron un puesto de gobernador que ahora le niegan. Con la motivación de echar abajo el castillo de naipes de su propio gobierno empieza una campaña de desestabilización de sus propios compañeros de partido para alzarse con lo que considera que es suyo. En su cruzada utiliza a todas las personas que tiene a mano, ya puedan ser una periodista o su propia esposa, y le da lo mismo destrozar una o diez carreras con tal de terminar sentado en el sillón de gobernador.

¿Es Frank el político típico?

Para cerrar con un poco de humor, y como el título del artículo menciona a Luis Bárcenas, no podemos obviar el maravilloso parecido de éste con uno de los mafiosos más reconocidos y reconocibles de la pequeña pantalla: Fat Tony de Los Simpson. Fantástica coincidencia. Hay quien dice que Matt Groening es algo así como un visionario. Desde luego que, con esto, parece haber dado en el clavo.

parecidos1

Ya sabéis, si os falta alguno, no dudéis en comentárnoslo; probablemente salga de ello una segunda parte del artículo.

Jesús Villaverde Sánchez

Periodista cultural. Crítico literario y cinematográfico. Escritor y lector.