Seis episodios para no olvidar ‘Girls’

Ya hace un mes que sonaba aquel Fast Car de Tracy Chapman y se consumaba la despedida que Lena Dunham y sus chicas habían estado preparando durante semanas. Treinta días que conmemoramos con este artículo. Tras sus análisis de la sexta temporada publicados en este espacio, Javier Rueda y Jesús Villaverde recogen un capítulo por temporada para que jamás olvidemos las aventuras (y desventuras) de Hannah, Marnie, Jessa y Shoshanna, y también de todos los secundarios como Ray, Elijah, Charlie o Desi a los que tampoco dejamos de recordar. Decimos adiós definitivamente a la serie creada por Lena Dunham para HBO con esta selección muy personal.

1×03 – All Adventurous Woman Do (Dirigido y escrito por Lena Dunham)

Por Javier Rueda.

Los mejores platos siempre precisan de un tiempo necesario de cocción. En el caso de Girls fueron sus tres primeros capítulos. Volver hoy a las imágenes del capítulo que hemos seleccionado como uno de los más significativos de la serie es encontrar a Hannah confundida y nerviosa por su recién diagnosticado papiloma (HPV), a su relación con Adam, más primario que nunca, a una Jessa con su sexo compulsivo y suicida (embarazo y aborto) y a Marnie abrazada a su amiga Hannah. Es en este capítulo cuando la serie se encarrila, cuando sus personajes empiezan a “hacerse”. Y es ese baile final entre Hannah y Marnie con los acordes del Dancing on my own de Robyn, cuando decidimos acompañar a estas mujeres aventureras (título del capítulo) hasta el final. No deja de ser interesante que los tres primeros capítulos de la serie fueran dirigidos por Lena, quien parece entregar (después de ellos) el volante y las riendas a su equipo de directores.

2×05 – One Man’s Trash (Dirigido por Richard Shepard y escrito por Lena Dunham)

Por Jesús Villaverde Sánchez.

Uno de los episodios que mejor reflejen la esencia de Girls. Y también de su creadora. Lejos de amilanarse ante sus detractores, esos que la acusaban de exhibicionista y emitían juicios sexistas sobre su cuerpo y la facilidad para el desnudo, Lena Dunham se coronó con este One Man’s Trash como una voz rebelde, valiente y determinada. Sin tapujos, la creadora y escritora de esta media hora muestra su cuerpo más frontalmente que nunca y, a través de sus inseguridades, consigue ofrecer a su vez un desnudo emocional incontestable.

Girls siempre se ha caracterizado por ofrecer bottle episodes de muchísima calidad en los que se podían vislumbrar grandes temáticas (como en el 6×03, American Bitch) o el estado de ánimo interno de cada personaje (como este o el 5×06, The Panic In Central Park). En este caso solo vemos a Ray, Joshua y Hannah; tres personajes y un espacio cerrado le bastan a Richard Shepard para acercarnos los anhelos ocultos de Horvath en uno de los episodios más aspiracionales de toda la serie. Tras discutir con Ray, Hannah se inmiscuye por casualidad con Joshua, un vecino dieciocho años mayor que ella, con el que pasará un fin de semana único en el que experimentará la fantasía de una adultez próspera y burguesa. “Me siento como en una película de Nancy Meyers”, dice, incluso, al inicio de este viaje a su subconsciente. Poco a poco, entre sexo, barbacoa y periódicos, Hannah descubrirá que, al final, no es tan distinta de los demás. Al fin y al cabo, como dice el propio Joshua (gran Patrick Wilson), “todo el mundo quiere ser feliz”.

3×07 – Beach House (Dirigido por Jesse Peretz y escrito por Lena Dunham, Jenni Konner y Judd Apatow)

Por Javier Rueda.

Se inicia el capítulo con imágenes que presentan el apartamento que Marnie ha preparado para que sus amigas descansen, se reconcilien y reparen los arañazos que se han producido en su amistad. El elegante Jesse Peretz invoca en esos primeros fotogramas el espíritu más naif y cálido del Wes Anderson de Moonrise Kingdom. El capítulo construye en  escasa media hora la dinámica ciclotímica del grupo de amigas: tranquilidad-tensión-estallido-reconciliación-calma.

El encuentro fortuito con los amigos de Elijah en ese lugar de descanso propiciará esa fiesta catártica donde se desatarán todas las emociones acumuladas. Como sucedía con el mejor Berlanga (la comparación no puede ser más extraña pero pertinente) se acumulan en el encuadre multitud de personajes que, como en el caso de Berlanga (maestro del cine coral), siempre tienen su lugar y su frase adecuada. Esta gran pelea y reconciliación de la pandilla de amigas tendrá su rima con la escena del cuarto de baño del episodio del 6×09, con ellas más maduras y mitigado su narcisismo. El capítulo deja también una de las imágenes más icónicas: Jessa-Marnie-Shosanna-Hannah sentadas en el muelle, riéndose de su gran bronca.

4×03 – Female Author (Dirigido por Jesse Peretz y escrito por Sarah Heyward)

Por Jesús Villaverde Sánchez.

En Girls, al igual que en la vida, las cosas ocurren cuando parece que no está pasando nada. En el inicio de la cuarta temporada, los personajes están resituándose en su espacio. En perpetua adaptación. Y quizás este episodio sea la mejor muestra de esto. Parece que no ocurre nada en la media hora, al menos en su primera parte, y sin embargo todo está pasando. Tal vez sea un proceso interno, pero todos los personajes están recolocándose en sus vidas; buscando su espacio en ese impasse entre la juventud y la edad adulta que empiezan a pisar con firmeza y dudas al mismo tiempo. La primera parte de Female Author sienta, en realidad, las bases de lo que deparará la segunda mitad de la serie de HBO. Por aquel entonces empezábamos a ver cómo Shoshanna y Hannah empezaban a volar solas, comenzaba a formarse el triángulo entre Ray, Marnie y Desi o la relación extraña entre Adam y Jessa. Todo cambiaba poco a poco, pero en realidad Lena Dunham y su equipo nos estaban diciendo que, en definitiva, todo iba a seguir por los mismos caminos; que esa mirada hacia el grupo de amigas y amigos no iba a modificarse e iba a permanecer con sus sellos de identidad, como hizo hasta el último episodio. Entre tanto, cuando parece que el capítulo vaya a concluir sin nada rescatable, más allá de las nuevas rutinas, asistimos a uno de esos diálogos rompedores que se instalan para siempre en el imaginario de la serie. Se trata de Hannah Horvath en esencia: la denuncia de un modelo socio-literario dominado por un patriarcado cultural adquirido a lo largo de décadas. Y, como siempre que se habla de temas espinosos, la mueca de los interlocutores. Y un viaje solitario de vuelta a casa. Consecuencias de ser honesto, claro y directo. ¿Hablamos de Hannah o de Lena?

5×06 – The Panic In Central Park (Dirigido por Richard Shepard y escrito por Lena Dunham)

Por Javier Rueda.

Uno de los elementos más destacados de la serie ha sido la escritura de los personajes. Podemos calibrar este hallazgo en la facilidad con la que algunos personajes tienen presencias intermitentes sin que su credibilidad y verosimilitud se resientan cuando aparecen. Este capítulo sería el mejor ejemplo de ello. La quinta temporada empezó con la boda de Marnie y Desi, siguió con su fallida relación y en este capítulo presenciamos la huida de Marnie del apartamento y su sorprendente encuentro con Charlie.

A Charlie llevábamos casi dos años sin verlo por la serie pero su radical transformación física (de hipster a yonki) favorece esa sensación, durante todo el capítulo, de que sus creadores nos están regalando una película prácticamente aislada del resto. El objetivo del episodio es el de narrar el proceso de Marnie. “No pienso cambiarte”, le dice a Charlie, y esa frase nos resuena a aceptación. Las excelentes imágenes de la pareja en el casino, en Central Park, en el metro, en el desaliñado apartamento de Charlie, transmiten una prueba más de la calidad de la entidad cinematográfica de la serie. Este capítulo supone una de las cumbres, dentro de las seis temporadas, en cuanto a la conjunción de todos los elementos: escritura, interpretaciones y realización. Una joya.

6×09 – Goodbye Tour (Dirigido por Nisha Ganatra y escrito por Lena Dunham y Jenni Konner)

Por Jesús Villaverde Sánchez.

Pese a que en el capítulo 3×07, aquel lejano Beach House, terminábamos riéndonos de la situación junto a Hannah, Marnie, Jessa y Shoshanna, nada tiene que ver con lo que revela este Goodbye Tour cuyo nombre ya lo dice todo. Quizás porque en aquel todavía guardábamos una distancia de seguridad respecto a las protagonistas y aquí no. Tal vez porque lo que haya propiciado esa reducción de la security zone sea un aumento de la empatía con las cuatro. Que las sintamos como nos sentimos a nosotros mismos y las experimentemos desde nuestra piel y experiencias. Por eso cuando Nisha Ganatra sitúa la cámara en ese cuarto de baño y Shoshanna toma la palabra, el mundo que se está desvaneciendo no es otro que el nuestro. Es fácil sentirse identificado con esa rima consonante que tiene lugar entre el 3×07 y el 6×09: la sensación devastadora de que lo que antes no tenía relevancia se ha convertido ahora en un obstáculo insalvable. Consecuencias de la madurez, del paso del tiempo y de reconocer, por fin, que aquello que un día fue fantástico, ya sea una relación de pareja o una amistad, perfectamente se puede terminar agotando. Todo tiene su fin; y Girls tiene su verdadero toque de corneta en esta media hora intensa, emocionante y de factura elegantísima. El reconocimiento de una derrota (o no). Y de la poesía que, más allá de la connotación, sigue permaneciendo en sus pliegues.

OchoQuince

Magazine digital sobre series de televisión.