Spin-off, una moda no tan nueva

Hoy en día, cualquiera puede darse cuenta de que las series de televisión se han igualado al cine, incluso, algunos dirían que las series son mejores. Y esto, las cadenas de televisión lo saben muy pero que muy bien.

Y, por su bien, deben de intentar mantener este pensamiento en la gente, ya que así todos ganamos. Mientras nosotros disfrutamos viendo series de televisión como Pretty Little Liars o Game of Thrones, por ejemplo, ellos van forrándose.

Pero todo tiene un fin. Y algún día, éxitos como The Big Bang Theory acabarán, como ya acabó Breaking Bad o Friends en su día. Y aquí es donde entran en escena los spin-offs o, como se dice en español, serie derivada.

Crear una serie siempre es muy arriesgado, solo hay que ver los telespectadores que han tenido series como Agents of S.H.I.E.L.D, que no ha pasado de los 10 millones, y eso que se supone que esta ha sido uno de los mejores estrenos.

Por eso existen los spin-offs. Series derivadas de otras con mucho éxito, en la que uno o varios de los personajes de esta serie, principales o secundarios, empiezan con una nueva historia en el mismo sitio o universo donde ocurrió la anterior, pero con nuevos personajes.

Al haber nuevos personajes, esto dota a la serie de frescura, y da pie a muchas más historias que si continuaran con la serie en la que está basada. Haciendo que la cadena siga ganando más dinero.

Solo por ser la predecesora de una serie famosa, ésta ya tiene bastantes telespectadores asegurados, con lo que tiene menos posibilidades de ser cancelada que una serie totalmente nueva.

Pero las series derivadas no son un concepto nuevo. Es más, la primera serie derivada de la historia de la televisión fue The Hooneymooners, un spin-off basado en un sketch del mismo nombre y que se estrenó hace más de cinco décadas, en el año 1957.

Es muy interesante saber que ha habido spin-offs que, si lo dijeras ahora mismo, esa persona a lo mejor, ni se lo creería. Y no solo me refiero a las series derivadas de los Estados Unidos.

Por ejemplo, ¿quién no recuerda al carismático Steve Urkel? Pues este personaje no era ni más ni menos que un personaje de Cosas de casa, un spin-off de la serie Perfect Strangers. Y seguro que la gente se acordará más de Urkel que de Balki Bartolomous.

En España podemos poner de ejemplo a Aída, serie derivada de 7 vidas, y que sigue actualmente en emisión. En cambio, La que se avecina no es un spin-off, aunque este caso es muy dudable.

Pero no todas las series han llegado a tener tanto éxito. Friends ha sido considerada por muchos la comedia de situación por excelencia y, al ver que esta serie tuvo tanto éxito, decidieron hacer Joey, algo que fue un verdadero desastre.

En esta, Joey Tribbiani (Matt LeBlanc) viaja a Los Ángeles para reunirse con su familia y dar un paso adelante en su carrera de actor. Y, aunque empezó con 18 millones de espectadores, la serie fue cancelada en su 2ª temporada con 4 millones.

En los dibujos animados no nos quedamos cortos. Desde Los Simpsons, que empezaron como cortos en un programa de televisión, a El Show de Cleveland, spin-off de Padre de Familia.

Cheers, tras su fin, también tuvo su spin-off, el cual es bastante conocido, Frasier, la cual tuvo las mismas temporadas que su predecesora. Es más, Frasier es conocida como uno de los spin-offs más famosos de la historia, por no decir el más famoso.

Otra serie que ha tenido spin-off, en este caso dos, es CSI: Crime Scene Investigation. La primera fue CSI: Miami, que hizo conocido al Teniente Horatio Caine (David Caruso), y CSI: Nueva York. Y, aunque los dos spin-offs han acabado, la serie original sigue retransmitiéndose.

Esto demuestra que este tipo de series no son nada nuevo. Pero, la cuestión es, ¿todavía sigue esto en la actualidad? Y la respuesta sería “Sí, más que nunca”, y esta no es una respuesta errónea.

Pero la verdad es que no sería del todo cierta. Ya que en realidad, lo más posible es que la cantidad de series derivadas aumente en un futuro muy cercano, en menos de dos años, creo yo.

Este 2013 se han estrenado seis spin-offs, en el que cabe destacar la serie American Horror Story: Coven, que es, posiblemente, el que más fama ha llegado a tener de las otras series derivadas que se han estrenado este mismo año.

Pero hay algo muy grande que nos espera en el futuro. Algo que nos dejará boquiabiertos. No por lo que serán, si no, por las series que provienen, y soy, en total, cuatro casos, uno de los cuales no esta muy claro.

El primer caso es Breaking Bad. La serie que finalizó hace poco, y se considera una de las obras maestras de la televisión, tiene preparada su propia serie derivada. La serie se llamara Better Call Saul y estará basada en un personaje secundario, el abogado Saul Goodman.

Con una hora de duración por episodio, la serie mostrara la vida de Saul Goodman después de ser el abogado del personaje principal de Breaking Bad, Walter White, también conocido como Heisenberg.

Con lo que se repite, de momento, el caso de Friends. Una serie con muchísimo éxito decide crear una serie derivada de uno de los personajes que mejor cae al público. Aunque esperemos que esta no acabe tan mal como Joey.

El segundo caso es Modern Family. Esta es una de las comedias de situación que más me está gustando en la actualidad, pero he de ser sincero, creo que su spin-off va a ser una patraña, una basura, como lo queráis decir.

Aunque no sabemos el nombre, la serie estaría basada posiblemente en Gil Thorpe, el agente inmobiliario rival de Phil Dunphy. Pero, si os dais cuenta, ¿cómo va a tener éxito una serie en el mismo sitio que Modern Family sin la atractiva Gloria, la responsabilidad de Manny y los problemas de autoestima de Cameron?

Así que creo que está serie solo podrá tener buena audiencia en el primer episodio. Pero claro, Thorpe solo ha salido en dos episodios a lo largo de todas las temporadas, con lo que no os debéis fiar mucho de mí.

El tercer caso es The Walking Dead. Esta serie ha marcado un antes y un después en el mundo de los zombis o muertos vivientes, además de la gran fuente de beneficios que ha aportado a la cadena estadounidense AMC.

En esta habrá nuevos personajes y un mundo totalmente diferente a su predecesora, aunque claro, seguirán habiendo muchos zombies. Algo que, como ya he nombrado, le dará mucha más frescura. Y este si, puedo admitir, que tiene puntos a su favor.

La cuarta serie que tendrá spin-off será How I Met Your Mother. La serie afronta su última temporada, y quiere acabar a lo grande. El spin-off de esta serie no está muy claro, pero hay dos opciones.

La primera sería que tratara de una de las parejas. Yo preferiría la de Robin y Barney, ya que es la más entretenida, pero no la más probable, ya que Neil Patrick Harris (Barney Stinson) ya se ha comprado una casa en Harlem, Nueva York, con lo que el asunto se complica.

De Marshall y Lily tampoco cabe esperar mucha cosa porque, aunque Alyson Hannigan (Lily Aldrin) está intentando convencer a Jason Segel (Marshall Eriksen), este en lo único que piensa es en sus películas. Sea que la pareja del spin-off sería Ted y La madre.

Y hay una segunda opción. La llamada How I Met Your Father. Que hablaría de los años anteriores al encuentro de Ted y La madre pero desde el otro punto de vista. Con una nueva pandilla y, posiblemente una nueva ciudad.

Dichas todas las opciones, creo que debo sacar una conclusión final. Los spin-offs no son una metedura de pata, son un método que reaviva la llama de la esperanza de su serie precursora.

También digo que no hay un final exacto para los spin-offs, ya que posiblemente esto termine cuando las series terminen. Y esperemos que para esto quede mucho, ya que, por lo menos para mí, las series, los spin-offs, los teaser, los sneak peeks y otras muchas cosas del mundo seriéfilo forman una parte de mí día a día.

Adrià Tent

Dianense que ve todas las películas de 'La Guerra de las Galaxias' y los episodios de 'How I Met Your Mother' cada dos por tres. Escribiendo críticas y novedades sobre series. Mi vida se divide en intervalos de 20 y 40 minutos.