‘The last man on earth’… cuidado con lo que deseas

Imagina no tener que madrugar ni trabajar ni un solo día más de tu vida. Imagina no tener que ducharte en semanas, ni pasar la aspiradora, ni hacer la declaración de la Renta… ni siquiera tener que bajar la tapa del water nunca más porque puedes utilizar directamente una piscina para cagar.

Reconozcámoslo, que el mundo se acabe es una fantasía a la que todo hombre contemporáneo ha acudido en momentos de presión social o estrés laboral. De hecho, para eso tenemos las fiestas regionales, la navidad o incluso el GTA, para dejarnos llevar y saltarnos temporalmente todas las normas existentes.

¿Seríamos capaces de aguantar en esa anarquía solitaria mucho tiempo? Al principio todo son risas: robar cuadros en los museos, vivir en una mansión, jugar a los bolos con coches deportivos en una cuesta…

Pero con el paso de los días seguramente acabes deseando la presencia de otro ser vivo. Un perro, una vecina cotilla, tu madre, una novia.

Este es precisamente el punto de partida de The last man on earth, la nueva comedia ligera de Fox. Aunque si bien en su trailer y su primer capítulo la serie juega con los tópicos de hombres solitarios en el fin del mundo, aludiendo a películas como The Omega man, Soy leyenda, el documental Life After People, o incluso la mítica Náufrago de Tom Hanks, The last man on earth pronto gira hacia su verdadero argumento: los problemas de convivencia entre sexos.

Phil Miller (Will Forte), desesperado por su soledad, sueña con una presencia femenina. Y sus deseos se cumplen, ¿o no? Carol (Kristen Schaal) entra de golpe en su vida. Una mujer anclada a las normas sociales, repelente, mandona y no muy agraciada… sin duda Phil esperaba que su «Eva» fuera otra cosa. Esta «extraña pareja» vivirá las clásicas situaciones peculiares entre dos personas tan diferentes obligadas a entenderse, hasta el punto de tener que casarse en el tercer episodio, porque para Carol sin boda no hay repoblación del mundo posible. Es justo después de la boda cuando entra en juego el tercer elemento, Melissa, una mujer impresionante que sin duda el pobre Phil habría querido conocer antes que a Carol.

TLMOE_Melissa_Will_Carol

Quizás esperábamos otra cosa, las situaciones de comedia postapocalíptica podrían haberse exprimido un poco más, pero en The last man on earth el apocalipsis queda en segundo plano, pronto nos olvidamos del resto de humanos ausentes para centrarnos en el surrealista día a día de este ¿trío? imposible que rebosa carisma y personalidad.

Y es que para que un hombre revele su patetismo tan solo necesita una mujer, y ya con dos las situaciones absurdas se disparan ¿y si además aparece otro hombre para eclipsar el protagonismo masculino de Phil? The last man on earth es en el fondo la enésima comedia que acude a tópicos y clichés de guerra de sexos, pero lo cierto es que entretiene, que no es poco, y sin ser ninguna maravilla sus apenas veinte minutos por capítulo merecen sin duda una oportunidad.

Jorge Dueñas Villamiel

Diseñador digital e historiador del arte. Pensando en imágenes desde 1984.