Y la muerte llegó al universo Austen

La muerte llega a Pemberley, por supuesto. Y por consiguiente al universo de Jane Austen. Seis años después del final de Orgullo y prejuicio se sitúa esta historia en la que P. D. James, autora de la novela que da pie a la miniserie, homenajea a una de sus autoras de cabecera con su particular estilo.

Entremos en materia. Elizabeth Bennet está casada, desde hace seis años, con el señor Darcy, un hombre honorable que posee Pemberley, una imponente mansión con tierras, legado de un gran pasado familiar que él trata de mantener a toda costa. Pemberley puede recordar a Downton Abbey y, por extensión, toda la miniserie tiene un cierto aire a la producción de ITV.

La historia comienza con los preparativos de un baile, uno de esos bailes magníficos y particularmente ostentosos con los que las familias deleitaban a sus seres más queridos sin dejar de decir “aquí estoy yo con toda mi fortuna”. Todos están invitados. El baile será una reunión de los nombres más “creme” de la sociedad. Sin embargo, Lydia, la hermana pequeña de Elizabeth, no está invitada. Apartada de la familia por su carácter alocado y su fuga con George Wickham, un personaje que conocerán los lectores de Austen, que no es trigo limpio y guarda muchos secretos. No obstante, ambos aparecerán en el baile.

Lo macabro de la historia, el punto más propio de P. D. James, llega cuando en el camino hacia Pemberley, Denny, un soldado que acompañaba a la pareja, muere en extrañas circunstancias. A partir de aquí el misterio envolverá a todos los personajes de la historia. La muerte ha llegado a Pemberley.

deathcomesdestacada3

La miniserie de BBC, así como la historia que escribió James, no se centra tanto en el misterio, una simple excusa, como en las reacciones emocionales de los personajes. Death comes to Pemberley es un retrato psicológico de los personajes del universo Austen, que ven como su mundo tranquilo se tambalea con el asesinato por descubrir. El reparto de la serie funciona a la perfección, con un Mathew Rhys en pugna interpretativa con Matthew Goode –quizás las dos caras más conocidas del elenco¬–, acompañados por interpretaciones muy solventes de Anna Maxwell Martin, protagonista de la serie, Jenna Coleman o Eleanor Tomlinson, entre otras.

El guion, obra de Juliette Towhidi, bucea en los mecanismos psicológicos de los personajes, centrándose en los conflictos matrimoniales de la pareja protagonista, pero también elabora un panorama de la sociedad del momento. Los matrimonios por honor, el sistema judicial o el problema de las clases como impedimento del amor desfilan de la mano del misterio en los tres capítulos. Es muy interesante, en el aspecto de las clases, el hincapié que hace la historia en el hecho de que Elizabeth y el señor Darcy provengan de familias y entornos tan dispares. Los flashbacks introducidos por Towhidi ayudan a la comprensión total del presente mediante el pasado.

deathcomesdestacada2

En el aspecto técnico, la miniserie destaca por su cuidado aspecto visual –algo muy habitual en los productos BBC–, con una fotografía depurada, muy de época, y una dirección, a cargo de Daniel Percival, en la que la cámara fluye desde las cámaras lentas a los zooms y movimientos suaves.

Death comes to Pemberley es una historia repleta de personajes con secretos, envidias, odios y visceralidad, pero con apariencia honorable hasta las últimas circunstancias. El universo de Jane Austen, con sus mismos personajes, que mantienen sus rasgos característicos, pasado por la pluma de P. D. James, lo que le aporta un trasfondo sobre el crimen y la investigación, con un giro final que voltea toda la historia en el último momento.

Jesús Villaverde Sánchez

Periodista cultural. Crítico literario y cinematográfico. Escritor y lector.